▷ Gases de efecto invernadero y la energía solar fotovoltaica

Gases de efecto invernadero y el cambio climático

En los últimos años se ha puesto sobre el tapete la discusión de cuáles son los gases de efecto invernadero y el daño que le hace al planeta la actividad humana descontrolada.

Un gas de efecto invernadero o GEI es el gas que absorbe y emite radiaciones en el rango infrarrojo, atrapando el calor en la atmósfera.

Si bien es un proceso natural, cuando se habla de cambio climático se alude al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero por encima de sus valores naturales gracias a la acción humana.

ejemplos gases efecto invernadero

Cuáles son los gases de efecto invernadero

Hay unos gases naturales y otros “humanos”, es decir, producidos por la actividad industrial. Así que cuando se habla de cuáles son los gases de efecto invernadero se refiere a la existencia de ambos, su concentración y su peligrosidad.

Vapor de agua (H2O)

Al evaporarse el agua o al llegar a su punto de ebullición se obtiene el gas de vapor de agua. Puede suceder por evaporación del agua líquida o por sublimación del hielo (cuando se pasa de sólido a gaseoso sin pasar por el estado líquido).

Es uno de los GEI que más afecta a la generación del efecto invernadero gracias a la absorción de los rayos infrarrojos.

tipos de gases efecto invernadero vapor de agua

Dióxido de carbono (CO2)

El dióxido de carbono se produce gracias a la quema de combustibles fósiles como el petróleo, el carbón o el gas natural, bosques, residuos sólidos, materiales biológicos o como resultado de algunas reacciones químicas, como puede serlo la fabricación de cemento, por ejemplo.

Estas actividades aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero, y su efecto se ha incrementado constantemente a partir de la Primera Revolución Industrial.

gases efecto invernadero co2

Metano (CH4)

Es el resultado de la producción y transporte de petróleo, gas natural y carbón. Se emite igualmente en las prácticas ganaderas (para consumo de carne y leche) y agrícolas.

De forma natural, tiene su origen de la descomposicion anaeróbica de las plantas (biogás) y constituye el 97% del gas natural.

Óxido nitroso (N2O)

Este gas se emite en las actividades industriales y agrícolas, en la quema de combustibles fósiles y de residuos, y también en el tratamiento de las aguas residuales.

Gases fluorados

Son gases que proceden de los procesos de la obtención de derivados de hidrocarburos; son potentes y sintéticos y, aunque se emiten en pequeña cantidad su potencial contaminante es muy alto. Por eso se les conoce como Gases de Ato Potencial de Calentamiento Global.

consecuencias efecto invernadero

Factores que intervienen en el cambio climático

Ya sabemos cuáles son los gases de efecto invernadero. Ahora, estos gases dependen de tres factores que influyen en el cambio climático: la concentración, el tiempo de permanencia en la atmósfera y la fuerza con la que la afectan.

Concentración

Se refiere a la cantidad del gas específico que existe en el aire. Las emisiones de gases de efecto invernadero tienen una concentración más alta en la atmósfera.

La concentración se suele medir en partes por millón, por mil millones e incluso por mil billones. Así, una parte de agua diluida en 50 litros de líquido (como puede ser el tanque de combustible de un auto pequeño) equivaldría a una parte por millón.

Por ejemplo, el gas metano tiene un potencial de calentamiento global de 23, a pesar de tener una concentración muy baja, es decir, en 100 años cada kilogramo de metano calienta el planeta 23 veces más que la masa de CO2.

Sin embargo, la concentración del dióxido de carbono es 220 veces más alta que el metano, por lo que resulta mucho más dañino el CO2 que el metano.

cambio climatico efecto invernadero

Tiempo

Cada uno de los gases permanece en la atmósfera distintos periodos de tiempo, desde algunos pocos años hasta miles, pero el suficiente para mezclarse bien. Esto significa que cuando se miden dan un resultado aproximadamente igual en todas partes, sin que importe el origen de las emisiones.

Fuerza

Unos son más fuertes que otros, y para cada uno se calcula un Potencial de Calentamiento Global (GWP), que refleja el tiempo promedio que permanece en la atmósfera y la fuerza con que absorbe energía.

Cuáles son los gases de efecto invernadero más dañinos indican, así, que los que tienen un GWP más alto absorben más energía por kilo y contribuyen más al calentamiento global.

Una alternativa sostenible: la energía solar fotovoltaica

Una medida para disminuir la emisión de gases de efecto invernadero es la energía solar fotovoltaica. Este tipo de energía renovable y limpia transforma la energía del sol de forma directa en energía eléctrica basada en la tecnología fotovoltaica.

La electricidad se genera cuando sobre una de las caras de una célula fotovoltaica existente en los paneles solares incide la radiación solar. La radiación genera una diferencia de potencial eléctrico entre las dos caras, los electrones saltan de un lugar a otro y se produce así la energía.

Existen 3 tipos de paneles solares: los térmicos, los termodinámicos y los fotovoltaicos.

Los térmicos reciben la radiación solar directa, los termodinámicos funcionan sin importar si hay sol o no, y los fotovoltaicos generan energía suficiente para un hogar.

energia solar gases efecto invernadero

Ventajas de la energía solar fotovoltaica

¿Por qué la energía solar fotovoltaica es la más adecuada para contribuir al desarrollo sostenible?

Porque es inagotable, no contamina y contribuye a reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero.

La energía solar fotovoltaica no emite gases tóxicos ni contaminantes, no produce residuos ni tampoco contamina el agua, por lo que su utilización para generar electricidad contribuye de forma efectiva para reducir el calentamiento global.

Además, tanto la instalación como el consumo de la energía fotovoltaica (y también la eólica) en muchas partes del mundo son hasta más baratos que la energía eléctrica convencional.

Eso significa que los precios competitivos harán que usar la energía fotovoltaica sea más conveniente no solo desde el punto de vista ambiental sino económico.

Actualmente, la tecnología está disponible en casi cualquier parte del mundo, lo que contribuye al empleo local y a que no sean necesarias las importaciones energéticas. Por otro lado, al ser su fuente el sol, es inagotable y se renueva constantemente.